La teología Paulina

La teología Paulina

En los tiempos modernos, los siglos XIX , XX y XXI,  las diferencias entre la doctrina Trinitaria y la doctrina cristiana en sus orígenes, pueden resultarnos verdaderamente sorprendentes. En el Sagrado Corán leemos:

¡OH SEGUIDORES del Libro! No excedáis los límites [de la verdad] en vuestras creencias religiosas, y no digáis acerca de Dios sino la verdad. El Ungido Jesús, hijo de María, fue sólo un enviado de Dios --[el cumplimiento de] Su promesa, que Él había hecho llegar a María-- y un espíritu creado por Él. Creed, pues, en Dios y en Sus enviados, y no digáis: “[Dios es parte de] una trinidad”. Desistid [de esa afirmación] por vuestro propio bien. Dios es sólo un Dios Único; muy distante está, en Su gloria, de tener un hijo: Suyo es todo cuanto hay en los cielos y todo cuanto hay en la tierra; y nadie es tan digno de confianza como Dios. (Corán 4:171)

Y advirtiendo:

Di: “¡Oh seguidores del Libro! No excedáis los límites [de la verdad] en vuestras creencias religiosas; y no sigáis las opiniones erróneas de gentes que se extraviaron antes y que han extraviado a muchos [otros], y están aún extraviados del camino recto.” (Corán 5:77)

Uno puede preguntarse por qué los seguidores del Nuevo Testamento se separan en estos dos grupos tan distanciados teológicamente. No cabe ninguna duda sobre la diferencia importante que divide a los Trinitarianos de los Unitarios, y a los cristianos de los musulmanes. Durante siglos, el argumento más importante de los trinitarios ha sido la teología paulina. Los cristianos Trinitarios siguen la teología paulina más allá de los límites de aquello que enseñó Jesús. Este cargo es difícil de negar: para Jesús la Ley del Antiguo Testamento no quedaba abrogada por él; sin embargo, Pablo predicó los misterios de fe, el rechazo de la Ley que los profetas anteriores predicaron y se esforzaron en llevar a la práctica. Es una falta de respeto a los miles de años de revelación llevada a través de una cadena larga de profetas; y contrariamente a las enseñanzas del rabino JesúsPablo no se enfocó en la vida y enseñanzas de Jesús, sino que predicó su muerte. Dice Lehmann:

"La única cosa que Pablo considera importante respecto a la religión judía, es la muerte de Jesús que destruyó todas las esperanzas de liberación por un Mesías. Él extiende al Cristo victorioso, el Mesías judío fallido, el exterior viviente del muerto, el hijo de Dios fuera del hijo de hombre".[1]

Más de un estudioso considera a Pablo el corruptor principal del Cristianismo Apostólico Romano y de las enseñanzas de Jesús:

"Lo que Pablo proclamó como 'la Cristiandad' era pura herejía; que no podía ser basada en las creencias del judaísmo, la fe esenia, o en la enseñanza del Rabino Jesús. Pero, como Schonfield dice: 'La Paulina es una herejía que se volvió la base de la “ortodoxia” cristiana, y la iglesia legítima no la repudió como herética'".[2]

Lehmann continúa:

"Pablo nunca hizo nada acorde a lo que Jesús hizo o se negó a hacer. Pablo extendió la promesa de Dios de salvación a los Gentiles; abolió la ley de Moisés, y prohibió el acceso directo a Dios introduciendo a un intermediario".[3]

Pero otros elevan a Pablo a la santidad. Joël Carmichael dijo muy claramente:

"Nosotros somos un universo fuera de Jesús. Si Jesús vino "sólo a cumplir" la Ley de los Profetas, si él pensaba que "no será cambiada una jota, ni un punto de la Ley", y considerando que el mandamiento principal era "Oye, Israel, el Señor Nuestro Dios, el Señor es uno", y que "nadie es bueno excepto Dios"….  ¿qué habría pensado Jesús de la obra de Pablo? El triunfo de Pablo significó la eliminación del Jesús histórico; ahora Jesús viene a nosotros embalsamado en la Cristiandad como una mosca en ámbar".[4]

Muchos autores han señalado la disparidad en las enseñanzas de Pablo y Jesús; los más buenos de ellos han evitado el comentario obstinado y se han concentrado en exponer simplemente las diferencias. Leemos en los comentarios del Dr. Wrede:

“En Pablo, el punto central es un misterio divino en la historia, pero transcendiendo la historia; así construyó una dogmática irracional, prometió a toda la humanidad una salvación por medio de creer en un dogma irracional. Quien crea en estos misterios divinos, la encarnación, muerte y resurrección de un ser celestial, recibe la salvación.

¿Y esto es, según Pablo, consistente con la enseñanza de Jesús? ¿O es remodelar el evangelio de Jesús? ¿Dónde, en el evangelio, puede ser encontrado todo esto, que se dice que Pablo ha entendido?”

“Nada de lo que afirma Pablo lo afirmó Jesús”.

Y Dr. Johannes Weiss contribuye:

"La fe en Cristo, como era sostenida por las iglesias primitivas, choca con Pablo que trae algo nuevo, está enfrentado con lo que predicó Jesús; era un nuevo tipo de religión".

Qué teología ganó, por qué, y cómo, son preguntas dejadas al análisis de los autores anteriores. Si una persona logra reconocer que las enseñanzas de Pablo y de Jesús se oponen entre sí, debe hacerse la pregunta: "¿Si yo tuviera que escoger entre los dos a quién debo dar la prioridad: a Jesús o a Pablo?” La pregunta es tan pertinente que Michael Hart tenía lo siguiente para decir en su tomo escolástico, en el que nombra a los 100 hombres más influyentes de historia:

"Aunque Jesús era responsable de los principales mandatos éticos y morales del Cristianismo (en la medida en que éstos diferían del Judaísmo), San Pablo era el diseñador principal de la teología cristiana, su proselitista principal y el autor de una enorme porción del Nuevo Testamento".

Con respecto a la perspectiva de Pablo:

"Él no pregunta qué llevó a la muerte de Jesús, él sólo ve lo que significa personalmente para él. Él se vuelve a un hombre que convocó a las personas a la conciliación con Dios, el Salvador, y convierte un movimiento judío ortodoxo en una religión universal que finalmente acabó con el Judaísmo".

Los tres puntos principales donde la teología paulina choca con Jesús, los elementos cruciales de esta desviación de la verdad que amenaza la salvación de una persona, según su orden de importancia, son: 

1)    La Trinidad y la divinidad de Jesús, alegada por Pablo en su teología, va contra la unicidad de Dios enseñada por Jesús;

2)    La salvación por la fe, como es propuesta por Pablo, va contra la ley del Antiguo Testamento, como fue enseñado por Jesús;

3)    La creencia que Jesús ha sido un profeta universal, según Pablo, va contra la fe en un profeta étnico, según las enseñanzas de Jesús. Interesantemente, estos tres puntos no sólo constituyen las más grandes diferencias doctrinales del Cristianismo con el Judaísmo, sino también con el Islam.

Respecto al primero de estos puntos, Jesús enseñó la Unicidad de Dios, como dice en Marcos 12:29:

"Jesús le contestó: 'En primer lugar los mandamientos son: "Oye, Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor es uno". Jesús continuó, según informes recibidos, con "Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, y con toda tu fuerza", terminando con un nuevo énfasis en la orden inicial, "Éste es el primer mandamiento" (Marcos 12:30). Jesús remarcó la importancia de este tema –la unicidad de Dios-  intercalando su declaración enfáticamente "Éste es el primer mandamiento";. De la misma manera, se enfatiza la importancia de esta enseñanza en Mateo 22:37 y Lucas 10:27, y aún más, complementó el primer mandamiento con lo dicho en Éxodo 20:3: “No tendrán ningún otro dios delante de Mí". Jesús enseñó lo que anteriormente estaba escrito en el Libro de Deuteronomio 6:4-5 (como es reconocido en los comentarios bíblicos objetivos); sin embargo, Pablo diseñó su teología llegando de algún modo a conceptos que se han extrapolado, para apoyar lo que es ahora conocido como la Santísima Trinidad. Uno se pregunta cómo ocurrió esto. ¿Jesús se refirió al Antiguo Testamento?, ¿lo hicieron los teólogos paulinos? Es notorio que no hay precedente en las enseñanzas de Jesús de que se haya asociado en la divinidad junto a Dios. Jesús podría haber dicho en muchos momentos que él era un asociado de Dios, pero no lo hizo. Él no dijo: "Oye, Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor es Uno, pero realmente no es así de simple, así que permítame explicarles… "

Propiedad intelectual de © 2007 Laurence B. Brown;  Este texto puede ser reproducido con permiso.

La cita anterior es tomada del libro venidero de Dr. Castaño, MisGod'ed, que se espera sea publicado a la brevedad. Pueden verse ambos libros en el website de Dr. Castaño, www.LevelTruth.com. Sobre el Dr. Brown puede escribir aEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Footnotes:

[1] Lehmann, Johannes.  pp. 125-6.

[2] Lehmann, Johannes.  p. 128.

[3] Lehmann, Johannes.  p. 134.

[4] Carmichael, Joel.  p. 270.

Leave a comment

You are commenting as guest. Optional login below.